meditaciones beckettianas

Pequeñas doctrinas

Todavía encuentro imposible sostener una conversación con aquellos que se mueren de ganas por hablar. Más vale el silencio del sabio que la opinión del vulgo.

 Lichtenberg, que era un kantiano con conocimiento de Spinoza escribió: Nada es más reconfortante para el espíritu que no tener ninguna opinión.

Lucio Annea Séneca: Vuelvo más avaro, más ambicioso, más sensual, aún más cruel, porque estuve entre los hombres.

La opinión se construye en comunidad. La verdad se encuentra en el silencio.

Standard