obra

El club de los doctores

Estoy aquí para hablar de los jóvenes hegelianos y sus desventuras. Tomar absenta en el “Club de los Doctores” no es lo único que hacían… aunque ya entrados apuraban la bebida. Esto les permitía leer en la duermevela con una facilidad y les concedía también un tipo especial de labia a la hora de enunciar dialécticamente lo que es y no es. ¿Es mi tarro? preguntaba Bauer. No lo es, decía Feuerbach. ¿Estas besando a mi mujer? preguntaba Marx. Creo que no, decía Engels. ¿Somos hegelianos? Y todos contestaban al unísono: ¡Sí y No!

Y así se construyó la revolución.

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s